Koizora Fansub

Fansub dedicado a Mangas Shôjo. Apoya a la Autora comprando su obra original, una vez salga a la venta en tu país ;]
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  BlogBlog  

Comparte | 
 

 MADISON - Historia original

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ahiru-tama
Recién llegad@
avatar

Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 27/12/2011

MensajeTema: MADISON - Historia original   Sáb Dic 31, 2011 9:52 pm

Very Happy Weno, no es precisamente un fanfic, es una historia propia (la cual publico con el seudonimo de sakua_chan, osea, la vengo publicando hace siglos... ¬¬u desde que aun usaba ese seudonimo) espero que les agrade y de ser así, que me dejen un pequeño comentario Wink



MADISON
Por: Sakua (Ahiru-tama aqui)

"Ethan, ha llegado a Chicago con el solo afán de alejarse de los ojos vigilantes de su madre, de una "novia" que detesta y las responsabilidades laborales que le acarrea laempresa que le heredará su padre. Las fiestas, las chicas y el derrochar la gran cantidad de dinero que le proporcionan sus padres… son ni más ni menos que su pan de cada día.

Parasu suerte cuenta con un rostro digno de salir en las películas y una galantería nata que derrite a las jovencitas; pero ¿Qué diablos ocurré en Northside College, el nuevo Instituto al que ha ingresado para concluir su último año de preparatoria? ¿Quién diablos es esa tal Madison, Madie, o como se llame, que no ha volteado a mirarle ni una sola vez a diferencia del resto del plantel?

Madie,una simple chica becaria en este tan bonito colegio, hará que a Ethan se le vaya el tiempo encima, pues únicamente por su orgullo de macho hadecidido conquistarla antes de volver a su tan aburrido suburbio en Nueva York."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ahiru-tama
Recién llegad@
avatar

Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 27/12/2011

MensajeTema: Re: MADISON - Historia original   Sáb Dic 31, 2011 9:59 pm

Capitulo 1

La tercera ciudad más
grande de todo el país, si, Chicago era enorme… pero la dichosa "Ciudad
de los Vientos", llámese Ilinois, no era precisamente su fuerte, era
muy escandalosa… demasiado para su gusto, para alguien que pagaría
millones de dólares por vivir en la tranquilidad de alguna lejana
provincia.

El despertador no había cumplido con su obligación
matutina de todos los días: Cumplir con su segundo intento de
despertarle, alías "Cinco minutitos más, por favor"… en cierta manera
agradecía un poco a su transitado suburbio en el que cientos de
automovilistas desesperados hacían sonar las bocinas de sus autos,
esperando así que les salieran alas a sus endemoniados vehículos.

¿Qué
más daba? Desde que tenía memoria, nunca se había dado la oportunidad
de llegar puntual a clases, no al menos desde que hubiese puesto un pie
en Northside, esa estúpida Preparatoria de los mil demonios… de hecho,
podría apostar que de no ser por sus excelentes calificaciones ya le
habrían reprobado por sus retardos, pero no podía cambiar eso, así era
ella…

Madison Miller, la chica que por desconocidas razones
vivía en su propio departamento en uno de los suburbios más lleno de
gente malviviente, quien a sus diecisiete años conservaba uno de los más
altos niveles de rendimiento académico para poder sustentarse una
beca; no era de embellecerse demasiado, para ella delinearse en negro
los parpados le era más que suficiente maquillaje para un rostro que no
era para nada feo, eso sí, se sabía de unas maravillosas y largas
piernas, por ello nunca dudaba en usar faldas independientemente de la
época del año, contrastando completamente con unos calcetines al más
puro estilo loose y suéteres o camisetas desgarbadas… su cabello a
duras penas era cepillado por las mañana y de horadar sus orejas mejor
ni hablar. En resumen: Se trataba de una chica linda bajo un enorme
letrero de "Mi apariencia y la opinión que tengas al respecto, no me
importan".

Echó un rápido vistazo al despertador de la cómoda al lado de su cama…
-¿Ocho
de la mañana…?- susurró todavía adormecida, ¿No era esa la hora a la
que comenzaba Calculo Diferencial con el profesor ese, Willie, Williams o
como se llamase? ¡Maldiciones! Y los cobertores tan tibiecitos que se
encontraban en esa mañana de otoño - Ese viejo siempre llega quince
minutos retrasado, podría llegar corriendo en diez minutos si ningún
semáforo, manifestación gay/política o gente lenta me estorba… si me
largo ahora mismo tendré a penas un retraso de veinte minutos…- repasaba
mentalmente esta chica de castaños cabellos y tez blanca… el desayuno
no estaba dentro del itinerario, sería suficiente con un buen café en
el cambio de clases ya acostumbrado a eso de las diez de la mañana.
Después de todo: No le alcanzaba para más.

Bajó como ráfaga de
viento aquellos seis pisos por las escaleras de madera que desde que
recordaba siempre habían rechinado cual casa de terror, esperar al
elevador sería mala idea considerando la lentitud con la que ascendía y
más aún con la que descendía; era un edificio muy viejo.

Rápidamente
revisó su buzón: No podía permitirse averiguar si su única familia, su
hermana mayor, había conseguido acordarse de ella aunque fuera un
poco, con treinta dólares para aguantar los próximos diez días antes de
que le llegase su sueldo en aquella tienda de comics en la que solía
trabajar por las tardes. Lástima, otra vez Susan se había olvidado de
otra cosa que no fuera su marido histérico y golpeador.

-Nada para Madie por el día de hoy… - bufó la chica para emprender carrera nuevamente.

Siempre
se había dicho que el Northside era de las tres mejores escuelas
preparatorias de todo Chicago, pero si tenía que confesarlo, podía
admitir que se encontraba en ese sitio por las becas que te aseguraban,
eso aunado al más que nada insignificante sueldo con el que contaba, la
escaza ayuda de su hermana que más bien se limitaba con el hecho de
haberle prestado su viejo departamento que tuviese desde que era una
jovenzuela, ósea hace bastantes ayeres; pues… no se quejaba, tampoco es
que exigiera más cosas, ni que pudiera exigirlas siendo ni más ni menos
que las hermanas Miller cuyos padres habían fallecido también hacía
unos cuantos tantos ayeres también…

-¡Fíjate por donde caminas,
imbécil! - no era algo fuera de lo común ver como la chica más pandrosa
del plantel lanzaba maldiciones a alguien, esta vez la víctima era un
chico rubio, al parecer un tanto desorientado en el lugar, seguramente a
penas yendo de visita; ofendido no hizo ni el mohín de disgusto, pasó
de ignorar a esa chica de despreciable apariencia que seguramente iba
en contra del reloj atravesando el extenso estacionamiento de alumnos…
¿A quién se le ocurría asistir a esa institución sin auto? A saber
cuánto llevaba corriendo esa mal hablada joven. Y aún le faltaban más
de trescientos metros para llegar al interior de los edificios.

-¿Qué hay, Sam, Bell?

Cabía
destacar que nunca tenía demasiado respeto ya en el aula ya estando
dentro, su preocupación en realidad radicaba en el hecho de no perder
detalles de las clases, a comparación de otros tantos que se desgastaban
por pasar asistencia o quedar bien con los profesores. Calculo
Diferencial no tenía que ser una excepción dentro de las asignatura,
mucho menos Williams, ese profesor calvo cuyo nombre había recordado por
fin en el camino.

-¡Buenas, Madie! - una radiante sonrisa,
digna de cualquier comercial de pasta dentífrica le saludo de manera
exageradamente alegre. Ella era la rubia Samantha Davidson, podría
compararla con cualquiera de esas mojigatas plásticas que abundaban en
esa escuela, pero la chica en cuestión tenía un no sé qué, que qué se yo
que le llamaba muchísimo la atención: La había observado y nunca lo
había hecho con desdén como todo mundo… nunca en los tres años que
llevaba asistiendo a Northside. No eran afines en nada, ni en sus
estúpidos grupos musicales que escuchaba, ni mucho menos en su tan…
colorida y femenina manera de vestir.

-¿Qué hay Mad?- Mad, Mad
era la manera en que solamente una persona podía llamarle, y esa sin
lugar a dudas era Bell, o Isabella McCain que era el nombre que aparecía
en su acta de nacimiento. Bell, no era andrajosa ni perfumada tampoco,
ella tenía su propio estilo… siempre vistiendo colores oscuros, junto
con un perfecto maquillaje que la hacía parecer aún más pálida de lo
que de por si esta chica pelinegra podía ser… no era de esos
esperpentos que se paseaban a veces por las calles con plataformas
enormes y corsés abominables: Ella tenía su propio estilo. Delicada,
femenina hasta cierto punto, y nunca igualada por nadie- Willie no ha
dado nada aún, algo me dice que se irá temprano de nuevo con esas cosas
que tiene que arreglar de su próximo año sabático.

Así era
Madison Miller, una chica que en la calle podría confundirse con
cualquier otra andrajosa joven de la masa poblacional, de largas
pestañas y mirada color miel… De un carácter un tanto voluble y no
siempre del agrado del mundo. Una chica en su último curso dentro de la
Escuela Preparatoria, con su propio departamento y un trabajo de fines
de semana el cual era su única distracción en medio de sus labores.
Con dos únicas personas a las que realmente contabilizaba como
"personas valiosas" en su vida.

¿Qué si era feliz con eso?

Hacía tiempo que había decidido olvidar el significado de eso…

Pero con ello se conformaba…

CONTINUARÁ~!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SadakoHaru
Editores
Editores
avatar

Cantidad de envíos : 373
Fecha de inscripción : 21/09/2010
Edad : 23
Localización : Mexico

MensajeTema: Re: MADISON - Historia original   Lun Ene 02, 2012 7:40 pm

me gusto, quiero ver como avanza, ah y bienvenida Ahiru-Tama Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/GumiHebi?feature=mhum
artemania126
Editora & Traductora
Editora & Traductora
avatar

Cantidad de envíos : 39
Fecha de inscripción : 11/08/2010
Localización : ARGENTINA

MensajeTema: Re: MADISON - Historia original   Mar Ene 03, 2012 12:18 am

ahhhh! esta buena!!! 16
como sigue?!!!! 22
bienvenida~
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/artemania126?feature=mhee
ahiru-tama
Recién llegad@
avatar

Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 27/12/2011

MensajeTema: Re: MADISON - Historia original   Dom Ene 22, 2012 8:34 pm

Waaaa! que genial! si gusto el primer capitulo... Very Happy ahora les dejo el segundo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ahiru-tama
Recién llegad@
avatar

Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 27/12/2011

MensajeTema: Re: MADISON - Historia original   Dom Ene 22, 2012 8:35 pm

MADISON
Original

Por Sakua-chan

Capitulo 2


Si se lo preguntaban, nunca olvidaría
el día en que aquellos ojos color avellana se atravesaron con los suyos
por primera vez. Su Madie, su siempre pequeña y menuda Madie, tratando
de hacerse la ruda con ese carácter escueto y frío, y esa dura mirada
medianamente oscurecida por su delineador de ojos negro azabache…

* * * *

-Te han tacleado fuerte ¿No, Ethan? -
claro, y una palmadita en la espalda no era el mejor consuelo… ¿Cómo
hacérselo entender a ese sujeto?

-No es como si me afectara, Dave… - no
podía darse el tiempo de perder la cabeza por un pequeño "incidente"…
podía olvidarlo, ¡claro que podía hacerlo! Es más, ese montón de nenas
le harían olvidarse de todo, eso... las chicas siempre lo resolvían
todo - no era más que una estúpida escuintla que no sabe por dónde
caminar.

Era costumbre suya la de irse
pavoneando independientemente del suelo que recorrieran sus pies, ya
fuera una reunión de sus padres, un simple parque de diversiones, el
cine, el teatro o la escuela, lugar en el que fuera a encontrarse con
señoritas, sería el lugar para seguir trabajando y mejorando a su
galantería. Northside no era la excepción por supuesto. Pasillos llenos
de casilleros color aceituna, repletos de cotilleos y miraditas
indiscretas por parte de las feminas que detrás de las puertas, o
libros en sus brazos no podían evitar echar un vistazo al par de
forasteros que fingidamente parecían ir "turisteando" en el plantel.

-Sabes que te dio en el orgullo…

-Y sigues jodiendo con eso… -alto, de
piel blanca, de ese tipo de colores que con un poco de sol de más y se
ponen al rojo vivo, cabellos castaños y largas y envidiables pestañas…
era esa la razón de que las indiscretas señoritas, incluidas las que a
según coqueteaban con sus novios, soltarán una pequeña expresión de
asombro. Existían chicos guapos en Chicago, pero ese Neoyorkino tenía
un no sé qué, que qué se yo muy atrayente…

Una galantería casi exagerada, que era
apoyada por su careto de chico de telenovela o películas famosas.
Nunca se había presentado la oportunidad de que ninguna jovencita le
"hiciera el feo" a su sola presencia, razón de más para que no se
quitase de encima a Dave, ese primo político suyo que viviese en
Chicago desde hacía algunos años y por lo cual fuese el encomendado a
hacerle de guía turistico de la ciudad, y es que… el hecho de que él,
su primo, ese que siempre tenía que ser tratado con pincitas y venerado
por el sexo opuesto, fuera casi arrollado por una joven distraída en
el estacionamiento… dejando de lado el montón de gente que pudiera
haber, no dejaba de ser sorprendente… ¡podría haberle ocurrido a
cualquiera el haber sido golpeado por esa pandrosa!, pero ahí estaba el
detalle: Ethan Nichols, hijo del dueño de una de las editoriales de
libros más famosas en todo Norteamérica… ¡él en definitiva no era
"cualquiera"! Podría negarlo cuantas veces fuera, pero estaba seguro de
que en algo le había afectado no ser notado por primera vez en su vida…
pero… como cualquier Nichols, no podría rebajarse a aceptar semejante
cosa.

Color aceituna. Parecía que ese color
era muy apreciado por esos lares, al menos en esa parte del plantel.
Una puerta color aceituna, cerrada por cierto, era lo que les impedía
el paso a la clase 5202 de Calculo Diferencial.

-¿Qué me ves?- preguntaba Ethan una vez que se sintió casi perforado por la mirada de su primo morocho.

-¿No estarás pensando entrar asa no más porque si?

-¿Tiene algo de malo querer entrar?
Digo, si por mi fuera pasaría de Calculo, se me da bien - explicaba
todavía sorprendido y con una ceja inevitablemente enarcada.

¿Qué le ocurría a ese tipo? No es como
si le fueran a dejar en evidencia como hacían en la escuela secundaria
¿o sí? En Nueva York ingresabas al aula y si querías tomabas clase o
pasabas de ello, siempre y cuando dejaras hablar de largo al inútil que
estuviera intentando hacer razonar a las cabecillas que tuviera en
frente.

"Willie no es como todos los profes"

Fue lo último que escucho decir a
Dave, y ojala se lo hubiera dicho antes de que el viejo ese, todo
senil, arrugado y casi echado a perder debajo de sus gafas de fondo de
botella, fuese a dejarle en vergüenza con el grupo. Ok, sabía que ese
jalón de orejas, digno de profesor de primaria habría causado quizás un
poco de gracia, tal vez era de esos que sentían a sus alumnos como sus
hijos… pero de eso a dejar "al nuevo" sentado en una esquina al lado
de la pizarra… ¡rayos! Estaba a un grado de la Carrera Profesional,
¿era eso algo normal en estudiantes de su edad?

Odiaba admitirlo, pero Dave se había pasado de listillo al desertar del intento de tomar Calculo Diferencial por esa mañana.

Había algo que si le agradecería a la
pasita cátedra, y eso era su campo de visión. Realmente los profes
alcanzaban a ver todo lo que hacías, nunca había tenido la oportunidad
de apreciar de ese modo a sus compañeros de clase en ningún colegio en
los que había estudiado: Nunca se habían atrevido a humillarle de ese
modo temiendo por su puesto en dichas instituciones. En fin… tal vez
resultase divertido, no tenía necesidad de meterse en pleito en la
Dirección General por culpa del viejito de Calculo, mucho menos cuando
la atención de la mitad de la población fémina del lugar estaba puesta
exactamente en "esa" esquina del aula.

Visión panorámica de 180 grados, cerca
de un sesenta por ciento de la clase hacía de todo menos tomar
apuntes. Algunos tantos observaban cansinos el reloj de manecillas que
estaba justo por encima de la pizarra, y dos que tres echaban un
vistazo por la ventana…

-"Que casualidad…"- de entre el
público que no hacía más que mirar hacia la explanada atreves de los
cristales, se encontraba la chica despeinada con ropa vieja y
desgarbada del estacionamiento. El sol le daba directo a la cara,
inteligentemente se le había ocurrido sacar unos lentes de sol enormes,
del tamaño de los del señor John Lennon, hacían ver su rostro muy
pequeño y afilado… pese a que ahora parecía traer ojos de libélula o
algo por el estilo. Comenzaba a estresarle el hecho de que la chica en
cuestión no voltease y que además de ello se hubiese unido al grupo de
chicos que no hacían más que golpetear con sus bolígrafos sobre su
pupitre.

Miraba a todas las chicas, les sonreía
y con algunas solo asentía a causa de sus coqueteos, y de reojo no
perdía de vista a la pandrosa que parecía hipnotizada con el exterior,
tal vez el concepto "estúpida" era en verdad lo que mejor la describía,
dudaba mucho que pudiera siquiera hacer la insignificante derivada que
el viejito se deshacía por explicar.

-Señorita Miller, pase a realizar el ejercicio a la pizarra.

Bueno, no era como que tan
insignificante la dichosa derivada ya contemplándola bien. Por fin el
grupo se concentraba en lo suyo, exceptuando a la chica despeinada…

-Ya que la veo tan entretenida en la ventana, seguramente entendió a la perfeccion. ¡Miller, pasa a la pizarra!

Aquel hombre había alzado la voz lo
suficiente como para que la aludida respondiera, vaya sorpresa se llevo
al descubrir que Miller era la chica que no se arreglaba y se protegía
del sol con sus anteojos hippies.

-Y al cuadrado es igual a (X2+4)2 por (X3-1) al cubo, por (13X al cubo + 36X-2)

El aula quedo en silencio después de
que la chica, quien se había quitado los anteojos, terminase de leer
aquella respuesta de su cuaderno de apuntes.

-Hace rato que he terminado tu
derivada, Willie - y esa era de las pocas veces en que la chica
sonreía, con algo de sorna pero lo hacía.

Y algo insólito ocurría, algo que al
parecer la clase entera ya estaba acostumbrada: Williams Sebold no
hacía más que limpiar sus anteojos, asentir y regresar a su pizarra a
borrar el ejercicio.

-Bien hecho, Madie. Bien hecho. Por
insolente nuevamente quiero realizados los ejercicios de la siguiente
unidad del libro que te mande a fotocopiar…

¡Momento! ¿Eso era cierto? ¿A la chica esa le dejaban tareas extras?… y más encima… ¡¿ella en verdad las realizaba?!

-Lo que digas, Williams - respondia
Madison Miller para volver a colocar las gafas de sol y concentrarse en
su tarea de contemplar el exterior…

-¡No lo vas a creer! ¡Allá dentro he
visto lo más increíble! ¡es que era como una calculadora andante!
¡Realizo una derivada de orden superior, sencilla, pero lo hizo incluso
antes que el vejete ese! ¡OYE, DAVE! ¡Hazme caso, hombre!

Y el "chico nuevo" llevaba alardeando
de lo mismo desde que su primo fuese a recogerlo fuera del aula de
cálculo , y de eso ya hacía por lo menos quince minutos, solo esperaba
que no continuase así de ahí a que diera comienzo la clase de
Literatura Universal, asignatura a la que se dirigían ahora. Además,
ese tema ya no era nada nuevo para él ni mucho menos para Northside
entero.

-Oye, viejo… - le tranquilizaba el de
cabello azabache con una fuerte palmada en la espalda- no es la gran
cosa, lo que viste ahí fue Madison Miller y nada más…

-¡Tu lo sabías, Dave! ¡David
Wentworth, tu lo sabías! Sabias que esa mugrosa que me tacleo era la
cerebrito de Northside -reclamaba Ethan ofendido - y aunque sea la puta
matada del plantel no me importa, no se va a dar sus aires, no
conmigo… que si de derivadas de orden superior se habla yo las haría
con los ojos cerrados también de haber tenido la oportunidad…

-Pero no la tuviste, Ethan, asi que ya calla…

-¡No! No me voy a callar, no puede darse sus aires solo por su conocimiento, que no es la mejor después de todo

-Ethan, no puedes venir a Northside a
darle lecciones de Calculo a Madison, no a Madison Miller… no porque
todas caigan a tus pies vas a sulfurarte solo porque ella no lo hace…
-y estaban por dar una última vuelta por el pasillo 2C del edificio
cuando el castaño se detuvo en seco…

-Dave… eres un genio…

Esa mirada, y esa voz seria con la que
le hablaba pese a la amplia sonrisa que le mostraba… en realidad no le
daban buena espina. Algo le decía que se le estaba metiendo alguna
tontería en la cabeza al sujeto que tenía en frente… y por alguna
extraña razón, se hacia una idea de que era esa tontería…

-Ethan, ni lo pienses…

-¿Pero porque no, David? - refutaba
Nichols una vez que habían retomado su camino. ¡Rayos! Que no sería
difícil, si eso se le daba súper bien desde toda la vida, y ninguna se
había resistido… ¿Qué le hacía pensar a Dave que esta vez no
funcionaria? Las mujeres nunca cambiaban, independientemente de la edad
o la ciudad en que radicaran, todas eran absolutamente iguales, ¡eran
chicas después de todo! Podían hacerse las difíciles, pero él sabía
cómo manejarlas… ¡a todas les gustaba ser tratadas asi! Esa chica no
tenía ni debía de ser diferente que las otras; conocía chicas de varias
nacionalidades y con todas había resultado… y con Madison Miller
resultaría. Podía apostarlo… le enseñaría realmente cual era su lugar, y
quien era realmente Ethan Nichols…

-Ethan, a ella dejala en paz… no va a resultar con ella…

Hombre de poca fé… dicen que uno nada pierde con intentar las cosas… pero siempre que lo intentaba Ethan Nichols siempre ganaba…

-Voy a enamorarla…

Después de todo: Ya había sacado boleto en la función de "Chica despreciable"

No había razones para que algo saliera mal…

No lo había…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SadakoHaru
Editores
Editores
avatar

Cantidad de envíos : 373
Fecha de inscripción : 21/09/2010
Edad : 23
Localización : Mexico

MensajeTema: Re: MADISON - Historia original   Miér Feb 15, 2012 12:29 am

buen cap!, es obvio que madison caera pero quiero leer como pasa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/GumiHebi?feature=mhum
Nyx_Chan
Traductor/a
Traductor/a
avatar

Cantidad de envíos : 105
Fecha de inscripción : 04/06/2010
Edad : 28

MensajeTema: Re: MADISON - Historia original   Vie Sep 28, 2012 3:35 am

Y... ¿CÓMO CONTINUÓ LA HISTORIA? 16 ¡no me quiero quedar con la duda y me enganché tarde! aajaajajaa. Muuuy buen fic Wink
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ahiru-tama
Recién llegad@
avatar

Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 27/12/2011

MensajeTema: Re: MADISON - Historia original   Mar Mar 31, 2015 11:05 pm

Nunca vine a actualizar esto... Que descaro el mío </3

MADISON

Original




Por Sakua-chan




 




Capitulo 3

No se cansaba de cerrar los ojos y recordar la fragancia de olor durazno de aquella Madie que alguna vez conociera en sus tiempos de preparatoriano, independientemente de la chica que ahora descansaba al lado en su cama. De respiración acompasada, no tenía nada que ver con la chica de la que alguna vez se hubiera enamorado extrañamente… su Madie, su siempre malhumorada Madie.

*****

Páginas en blanco. Un bonito espiral de plástico color negro. Un estampado útil a rayas sobre las páginas. Su cara con la barbilla pegada al pupitre con el cuaderno abierto en la intemperie en la tableta de su lugar de trabajo. Y sus fabulosas gafas, al más puro estilo Lennon, cubriendo sus ojos cerrados, ¡los cuales no dormían! Solo descansaban un rato…

-¡Madie…!

Oh… Lennon… fuiste tan grande, no era una gran seguidora… pero incluso sin The Beatles había sido un sujeto estupendamente reconocido, pensar que había fallecido en los ochentas y aún gente de su generación lo recordaba fervientemente.

-¡Madie!

Pero… daba miedo, imagínense, ser tan famoso al grado de que un loco y desquiciado hombre que se siente tú va y te mata, daba calosfríos… bastantes, de hecho. Y esa mujer china o japonesa, cuanta polémica no hizo también ¿no?... Era un buen compositor sin duda, a saber cuánta gente no se agarraba "Imagine" casi como un himno de superación personal, ¿cierto?

-¡Señorita Miller!

Una cortina de largos cabellos castaños quedó cubriéndole el rostro por completo al despertar por completo en medio de su letargo que iba rumbo al lanzamiento de "Double Fantasy" que Lennon no pudo presenciar. Historia Universal. A la señorita Gordon no iba a hacerle gracia, el tono de su voz al despertarla justo a su derecha se lo indicaba. No entendía porque, pero esa mujer era de las más jóvenes cátedras del instituto, no estaría más que rozando los treinta quizás y era más amargada que la señora del comedor que seguía insistiendo en que su edad no pasaba de los cincuenta…

"Señorita Miller, le preguntaría acerca de la Revolución Industrial a partir de la segunda mitad del siglo XVlll, pero como sé que no es suficiente reprimenda porque me responderá como es debido… la mandaré fuera de mi clase, será la sabelotodo de Northside, pero de respeto no tiene nada…"

Era lo último que recordaba antes de salir del aula dando tumbos por lo adormilada que se encontraba, el día anterior, domingo, le habían dejado salir lo suficientemente tarde del local de comics como para poder dormir más de cuatro horas… ¡Bien! No engañaba a nadie, casi se quedaba a dormir en dicho lugar por estar leyendo revistas con las novedades de DC comics y Marvel, tenía que estar al tanto y después de todo… no estaban mal los reportajes.

Mientras recorría los pasillos de aquel edificio, volvió a caer en la cuenta de que no sabía aun lo que haría con su vida después de la preparatoria; sin lugar a dudas un universitario norteamericano no sobreviviría con becas tan pobres y menos con un salario de fines de semana. Era buena en casi todo, exceptuando la Historia, que se le daba pero también le provocaba mucho sueño, en definitiva ser historiadora, arqueóloga o algo que tuviera que ver con estudiar el pasado estaba cien por ciento descartado.

-¿Lo mismo de siempre, Madie? - ¿recuerdan a la vieja amargada de cincuenta años? Ok, hoy parecía estar de buenas, tal vez se debiera a la escases de alumnos a esas horas de la mañana - un café bien cargado y una dona azucarada…

-¿Dona azucarada?- inquirió Miller con el gesto torcido - Disculpa, Betty, cariño, pero no tengo para pagar eso hoy…

-Ni hoy ni nunca, pero hoy va cortesía de la casa, muñeca. Aprovecha porque no siempre ando de buenas - eso estaba raro, de verdad quería pensar que no tenía que ver con uno de los nuevos cocineros que habían llegado al comedor de Northside, se rumoraba que apenas entraba a los cuarenta y que también la vieja amargada encargada de llenar tu bandeja de comida nunca en su vida había dejado de ser una solterona.

-Gracias… - tuvo que verse obligada a agachar la mirada justo en el momento en que el susodicho llego detrás de la barra a servir un extraño guisado de albóndigas y pasta… eso no era boloñesa, eso era segurísimo. Y por sobre todo, ese contoneo exagerado de caderas de Betty, si se le podía llamar caderas a eso, en definitiva no era sexy.

Y hablando de ello… ¿Ella se quedaría igual? ¿Hacía cuanto que no tenía un pretendiente? Tampoco era que necesitase uno ¿o sí?... Samantha se la pasaba pululando con ese tema, pero claro, la niña color rosita andaba más que encandilada por ese tal Ian del 5205, que por cierto se la vivía pasando de ella pese a conocerla desde el jardín de niños. ¡Por todos los cielos! Le sacaban de Historia Universal y ahí iba con cosas cursis que ni siquiera se acercaban a deprimirla… ya había dejado de pensar en asuntos como ese desde hacía años. Se limpio el bigote azucarado que traia por encima del labio y emprendió camino fuera del comedor, para entonces Bell y Sam ya estarían pasando la hora libre del día en su lugar acostumbrado.

-¿Tu comiendo donas, "Señorita siempre parece que estoy a dieta"?

-No parece, siempre estoy a dieta -aclaró la recién llegada, si había algo lindo en Northside, eran los escasos jardines que tenía… odiaba que estuviera atascado de concreto el lugar, pero esos sitios que más bien parecían jardineras eran perfectos para pasar el rato sentado o recostado, lo que mejor te pareciera, más que decorativo ese era el uso que le daban ella, sus amigas y todos los compañeros estudiantes en general - en ese comedor nunca hay algo verdaderamente saludable y salvo de grasas y harinas.

-Mad… - oh… no… ahí iba el sermón de siempre por parte de la más blanca y pálida de las tres -ya te hemos dicho varias veces, prácticamente desde que te conocemos, que puedes comer lo que gustes, nosotras podemos prestarte el dinero, ¿cierto o falso?

- No es eso, de todos modos en casa como bien, más completo…

Las excusas de nada servían, su cuerpo que siempre le hacía ver exageradamente holgada la ropa indicaba que estaba por quedar en los huesos, sorprendente era que en su rostro no se notase lo verdaderamente demacrada que se encontraba, y lo era más aun que pese a su mala alimentación continuase conservando su envidiable cerebrito.

-Está decidido, hoy iré a tu apartamento a hacerte un poco de caldo de pollo aunque sea, ¿vienes, Bell?- invitaba sin ninguna reserva Samantha, una vez que recibió el asentimiento afirmativo de la pelinegra se adelanto nuevamente a Madison para que no replicará nada - y de nada valen tus reproches, yo llevaré los ingredientes… ¿a las cuatro de la tarde te sienta bien?

No podía hacer nada con ninguna de las dos, que según le preguntaba la hora de llegada, eso más bien le sonaba a un "más te vale estar ahí a las cuatro" más que otra cosa. Ni que hacerle.

-Chicas, anótenlo bien. He dicho 54 al final…

- ¡¿Era 96 54 verdad?!

-¿Quién desea que se lo repita?

Y mientras algunas se dedicaban a discutir acerca de si esa tarde comerían caldo de pollo o estofado de carne de res, cualquier cosa que no fuese estrafalariamente cara o complicada de hacer… a pocos metros, por no decir en la jardinera continúa, alguien gozaba del buen recibimiento de las señoritas de Northside para con "el chico nuevo".

-¡¿me has dicho "Nichols" verdad?!

El trío de chicas que siempre pasaba desapercibido, pese a ser tan distinta una de otra, no pudo hacer caso omiso a lo que por allá ocurría. El dichoso Ethan Nichols no tenía más de una semana por esos lares y parecía que ya le había agrandado su agenda telefónica por lo menos a unas cincuenta chicas del plantel.

Madison no podía evitar fijarse en ese sujeto por detrás de sus extrañas gafas de sol. Lo admitía, era lo que dicen "de buen ver"… había demostrado ser bueno en clases de acondicionamiento físico, y respondía en clase casi con la misma rapidez que ella, nunca se iba solo, siempre iba acompañado de su manada de chicas desesperadas o de ese chico Wentworth… Iba con ropas de marca y también traia auto, era difícil no saberlo si a las dos en punto en hora de salida forzaba a su pobre motor como para indicarle a media escuela su partida…

-Miller esta volteando hacia acá…

-¿Cómo lo sabes? Sigue con sus estúpidas gafas raras - respondía curioso el castaño que continuaba atestado de jovencitas, Dave no hacía mucho por meterse entre la multitud, su única misión impuesta por su tía Alice, era cuidar que no se metiera en serios problemas su primo y hasta ahí -oye, espera… de verdad esta volteando hacia acá…

Y no podía evitarlo, no era normal que una sola persona atrajera a tanta gente, a no ser que fueras parte de la farandula… fue entonces que algo llegó a su mente…

-¡Ya me acorde!- expreso Miller sobresaltando a sus acompañantes que comenzaron a levantarse del pasto a su paso - ¡Nichols es el sujeto idiota al que taclee el lunes pasado!

Irónica era la vida… y era mejor que cierto chico engreído ni se enterara de que su "presa" a penas y tenía idea de su existencia…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: MADISON - Historia original   

Volver arriba Ir abajo
 
MADISON - Historia original
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 11 Junio-Crepúsculo: La visión del matrimonio de un vampiro de 107 años
» Los 12 Elementos (Historia Original) Cap-II
» [Historia Original] Gelzadis
» Romus [Historia original]
» El padre de Marie, Toulouse y Berlioz [los Aristogatos]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Koizora Fansub :: Zona de relax :: Fanfics-
Cambiar a: